AVES - BIRDS



 



 

 

 


LAS AVES DE Leticia, Puerto Nariño y sus alrededores

Colombia, con cerca de 2.000 especies de aves, cuenta con la avifauna más diversa del mundo. Esto se debe, entre otras cosas, a la conjunción de factores como su posición geográfica, su cercanía al Ecuador, la presencia de tres cordilleras y varias serranías, y el contacto con el mar Caribe y el océano Pacífico. En este contexto la región amazónica, que representa cerca de la tercera parte del territorio nacional, es extremadamente importante pues en ella se encuentra una gran parte de esta diversidad. En la Amazonia, el enorme y continuo tapete verde que se ve desde el aire, en realidad es un mosaico de hábitats terrestres y acuáticos: pantanos, lagos, meandros, bosques de arenas blancas, bosques inundables, bosques de tierra firme, tepuyes, rastrojos, bosques secundarios y sistemas ancestrales de cultivos, que en conjunto sostienen una de las avifaunas más diversas del planeta con cerca de 1400 especies de aves diferentes.

En el caso del departamento del Amazonas, aún en los alrededores de Leticia (la capital departamental) y Puerto Nariño se encuentra una gran variedad de ecosistemas en diferentes grados de conservación, donde en conjunto pueden registrarse más de 600 especies de aves diferentes. Las águilas, loros, tucanes, cotingas, trogones, tángaras y colibríes representan especial interés en términos de aviturismo; mientras que los paujiles y tentes entre otros, lo tienen en términos de conservación. Adicionalmente en el área son comunes los carpinteros, hormigueros, horneros, trepatroncos, atrapamoscas, jacamares, pájaros bobos y soledades entre otros; así como un nutrido grupo de aves migratorias boreales y australes, que visitan el departamento estacionalmente en algunas épocas del año. Estos además de constituir un atractivo para cualquier persona amante de las aves o en general de la naturaleza, cumplen importantes funciones ecológicas como la polinización de flores, la dispersión de semillas y el control de poblaciones de insectos.

Algunas de estas aves tienen una distribución amplia y pueden observarse también en otras áreas del país. Por el contrario, otras como el Quetzal Amazónico, el Topacio Fúlgido o Colibrí de Fuego y el ToropiscoAmazónico entre muchas otras, sólo se distribuyen en la Amazonia y para observarlas es necesario viajar a esta hermosa región de Colombia. Adicionalmente, dentro de este grupo hay especies que se encuentran estrechamente asociadas al gran río Amazonas, de tal manera que, en Colombia, para observarlas es necesario viajar a Leticia y sus alrededores pues no se encuentran en ningún otro lugar del país. Dentro de estas están el Hornero Menor, el Perico alizazul, los Chamiceros Pechiblanco y Buchiblanco, el Carpinterito Frentidorado, el ZarceritoCabeciamarillo y las OropéndolasAmazónica y Cascuda, que son relativamente fáciles de observar inclusive en áreas cercanas al casco urbano o inclusive en la ciudad. 

En el área también hay una gran diversidad de pueblos indígenas para los que las aves forman parte esencial de sus culturas. Por ello, las aves están presentes en muchas de sus expresiones culturales como bailes, cantos y artefactos artesanales entre otras, en los que hay información sobre aspectos ecológicos de las especies, así como consejos para el manejo del territorio y la conservación de la naturaleza. En varias de las comunidades del área rural de Leticia y Puerto Nariño se han adelantado procesos de formación de guías locales observadores de aves en contextos interculturales, y el aviturismo forma parte de sus estrategias de desarrollo comunitario. Dentro de estos guías hay varios con mucha experiencia y otros que se encuentran en proceso de adquirirla, pero todos tienen una gran facilidad para la observación de las aves gracias a la estrecha relación que desde niños han tenido con la naturaleza.Adicionalmente, en Leticia funciona el Grupo de Observadores de Aves del Amazonas – GOA, el cual trabaja en torno al estudio y conservación de las aves, así como en la observación recreativa y la difusión de la importancia de estos hermosos seres alados. El GOA reúne científicos, profesores, guías, conservacionistas, dueños de reservas naturales de la sociedad civil y representantes de instituciones ambientales entre otros, cuyo trabajo conjunto ha permitido definir rutas estratégicas para la observación de las aves de acuerdo a los ecosistemas y hábitats presentes en el área.

Todo esto hace de Leticia, Puerto Nariño y sus alrededores lugares de talla mundial para la observación de aves, en los que esta actividad se puede conjugar con el paisajismo y el conocimiento de culturas ancestrales, haciendo de esta una experiencia única e inolvidable.

Esteban Carrillo Chica. Grupo de Observadores de Aves del Amazonas, Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas SINCHI, Asociación Colombiana de Ornitología